viernes, 29 de junio de 2007

San Pedro y San Pablo

PEDRO

Resucitado Jesús,
un día te provocó
a que, ante todos, hicieras
triple confesión de amor:

- "¿Me quieres, Pedro, de veras?"

- "Tú lo sabes bien, Señor,
Tú ya sabes que te quiero."
Lo repetiré tres veces,
y hasta mil y en alta voz,
porque ahora ya sé apoyarme
en la gracia y en la fuerza
que da tu resurrección.

¡De acuerdo, vale, Señor;
Tú la Roca y fundamento,
Tú el que guía, Tú el patrón!
Yo sólo pretendo ser
un descalzo pescador,
como la primera vez.

PABLO

Y enamorado de Cristo,
después de tu conversión,
lo proclamas por el mundo
tu Mesías y Señor.
Por eso puedes decir:
- "Ya el que vive no soy yo,
que eres Tú quien vive en mí."

Ya no me importan las leyes
de la hebraica tradición,
sus ritos, circuncisiones
y su legalismo atroz;
sólo me importa la fe,
esa "fe del corazón"
que es la sola que nos salva,
porque es una Ley de Amor.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no sirve

no aninima dijo...

anónimo algo es un torpe que haga su tarea que saque anquease ideas pero que no diga eso >;/

Camila dijo...

Para los que somos amantes de la poesía esta bueno poder leer poemas de distintos orígenes de todo el mundo. Muchas veces que consigo Ofertas LAN trato de viajar a lugares en donde pueda disfrutar del trabajo de reconocidos poetas