sábado, 28 de agosto de 2010

San Agustín

"Primer hombre moderno" te han llamado,
porque fuiste de genial pensamiento,
de ardiente corazón y sentimiento
con visión de futuro anticipado.

La verdad era en ti el bien buscado,
más ninguna dejábate contento;
cuando llegó la gracia y el momento
de la Verdad que es Dios fuiste colmado.

Y era a ti, mi Señor, a quien buscaba
cuando fuera buscaba la verdad;
dentro de mí agazapada estaba
la siempre antigua y suprema Beldad;
sólo en ti encontré lo que anhelaba:
¡Verdad en el Amor, la Trinidad!