martes, 23 de septiembre de 2008

El candil

¡Quién pudiera cantar, como mereces,
tu dilatada, santa, humilde historia,
mi candil de antiquísima memoria,
portador de una luz que siempre ofreces!

Los oscuros rincones esclareces,
y a lo que era sombra mortuoria
le pones aureola, luz de gloria,
que en ronchitas de luz siempre floreces.

La mecha, en el aceite va empapada,
un aceite evangélico y cristiano,
signo de caridad fraternizada.

¡Mi candil tenga aceite cotidiano!:
sin caridad, mi mecha está apagada
y no puedo ver el rostro al hermano.

1 comentario:

Angel dijo...

MI BUEN PADRE JOSÉ LUIS MARTÍNEZ SM,
TRAS TANTOS AÑOS DE CONOCERTE Y SABIENDO TUS AFICIONES POÉTICAS, HE QUEDADO MARAVILLADO AL HALLAR TU "PENTECOSTÉS (Hch. 2), DEL QUE HAGO COPIA PARA UNA REUNIÓN DE MATRIMONIOS QUE NOS TOCA ORGANIZAR PARA FINALES DE MAYO.
UN ABRAZO FRATERNAL Y "MARIANO".
ÁNGEL PUEYO PALACIO (EX-PROFE DE PILAR-TETUÁN,SAN F. NERI-CÁDIZ,PILAR-MADRID)